LAS ABEJAS; PEQUEÑAS GRANDES PRODUCTORAS DE LA SALUD

0 24 enero, 2017

APITOXITERAPIA

Los productos de las abejas, denominados metabolitos de la vida, son: miel, polen, propóleo, cera, jalea real y principalmente el veneno de abeja, llamada también apitoxina. Las abejas son los insectos venenosos más importantes, conocidos por el hombre. El orden himenóptero que comprende las abejas, avispas, hormigas, mariposas, escarabajos, tiene una organización social formada por individuos interdependientes, aunque morfológicamente separados. Las abejas son manipuladas para obtener muchos productos destinados al uso humano; miel, cera, propóleo, polen, jalea real y veneno (en adelante Apitoxína). Son insectos inteligentes que han sido descritos como poseedores de unos complejos sistemas de comunicación superados sólo por los seres humanos. El veneno de las abejas es reconocido como sustancia tóxica para el hombre desde los tiempos prehistóricos, sin embargo, el conocimiento de su composición y mecanismo de acción data de los últimos 30 años (Haberman, 1972). La cantidad de veneno producido por las obreras varía con la edad, va en incremento con esta variable, aunque en estudios se ha evidenciado que las abejas viejas tienen disminuida la capacidad para generar veneno. La calidad del veneno en obreras parece ser mayor en la estación de verano. Es la Apipuntura la ciencia y la cul

También te podría interesar

0 10 octubre, 2016

  La Apiterapia, es la disciplina que estudia, dentro de la llamada medicina alternativa, el cuidado de la salud y el tratamiento y curación de las enfermedades mediante el consumo y la aplicación de los productos apícolas, como la miel, polen, jalea real, propóleo, cera y veneno de abejas. El propóleo de abeja es uno de los productos apícolas más valiosos. En los últimos años ha despertado el interés de químicos, médicos y terapeutas naturales. Ya desde tiempos remotos, el hombre observó que las abejas cubrían a los intrusos que se internaban en la colmena (ratones, ranas, etc.) con una sustancia resinosa después de matarlos. Los cadáveres no se descomponían y se momificaban con el paso de los años. Con el propóleo la población apícola impide el hedor y las bacterias que se producen con la putrefacción. Las abejas recolectan el propóleo de las flores, enriquecido con diversos fermentos y bioproductos del jugo gástrico de las abejas. Lo recolectan de la resina de las yemas, superficies frutales y cortezas de los troncos de las plantas. Después de traer el propóleo en los cestillos de sus patas traseras, las abejas entregan la sustancia a otras abejas, que a su vez revisten con ella las celdillas en las que la reina va a poner sus huevos. De esta manera llevan a cabo una profilaxis antimicrobiana que asegura la vida de las generaciones venid

También te podría interesar

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Categoría(s) que te gustarían que estuvieran presentes

Comentarios

Favor de llenar el Captcha
captcha

También te podría interesar