FUERA EL ESTRÉS CON REMEDIOS NATURALES

Bienvenido al Directorio Holístico México

donde podrás encontrar

MÁS DE 200 TERAPIAS Y DISCIPLINAS ALTERNATIVAS, TALLERES, PRODUCTOS…
EN CUALQUIER PARTE DE LA REPÚBLICA

FUERA EL ESTRÉS CON REMEDIOS NATURALES
0 6 septiembre, 2016

El problema del estrés no es nada más andar cansado, de malas, con dolores de cuerpo, problemas de sueño, etc. Lo verdaderamente grave es que el estrés daña los órganos internos y eso es causa de muchas enfermedades. A pesar de que todo mundo habla de estrés, es muy importante definirlo y diagnosticarlo claramente.

El origen de esta palabra es del inglés “stress”, que significa tensión. Y en temas de salud, se refiere a grados elevados y sostenidos de tensión ya sea psicológica, del sistema nervioso o muscular. De hecho, estos van de la mano, casi siempre juntos. Nuestro organismo llega a niveles elevados de tensión o contracción muscular por el exceso de adrenalina, que ocasionan las emociones negativas cotidianas tales como enojos, temores, ansiedades, prisas, etc. Sin embargo, no es solo por emociones negativas, sino que en algunos casos también se presenta por emociones positivas llevadas a los extremos, como podría ser un exceso desbordado y no controlado de alegría, como el que presentan ciertas personas ante la victoria en una final de su equipo deportivo visto en pleno estadio.

Tales situaciones extremas, ya sean ocasionales o habituales, como los problemas con los hijos, con los padres, en el trabajo, con la pareja, en la escuela, etc., provocan descargas eléctricas en nuestro sistema nervioso y grandes dosis de sustancias como la adrenalina y el cortisol son depositadas en nuestra sangre y de ahí a nuestros músculos, que se tensan y luego pasan a un grado de debilidad extrema. Al mismo tiempo, reciben descargas eléctricas provenientes de alteraciones en los voltajes del sistema nervioso.

ACOSTUMBRARSE AL ESTRÉS

Pero lo grave es que ante situaciones de la vida cotidiana, prácticamente ya no sentimos esas descargas porque, además de ser mínimas, se han vuelto tan constantes que nos hemos acostumbrado a vivir así. Por ejemplo, vamos manejando y nuestro nivel de “estrés” ya nos parece normal; o si viajamos en transporte público (sobre todo en las grandes ciudades) ya nos acostumbramos al estrés que nos causa la aglomeración y el mal servicio.

Aun cuando estemos acostumbrados y nos sintamos en un estado “normal”, la verdad es que nos sometemos a niveles altos de tensión emocional y corporal sin darnos cuenta y acumulamos sustancias que nos envenenan internamente en exceso.

CÓMO SE SIENTE EL ESTRÉS

  • A nivel físico (uno o varios de los siguientes síntomas): Opresión en el pecho, hormigueo o mariposas en el estómago, sudor en las palmas de las manos, palpitaciones, dificultad para tragar o para respirar, sequedad en la boca, temblor corporal, manos y pies fríos, tensión muscular, falta o aumento de apetito, diarrea o estreñimiento, fatiga.
  • A nivel emocional o psicológico (uno o varios de los siguientes síntomas): Inquietud, nerviosismo, ansiedad, temor o angustia; deseos de llorar y/o un nudo en la garganta, irritabilidad, enojo o furia constante o descontrolada; deseos de gritar, golpear o insultar, miedo o pánico que si llega a ser muy intenso puede llevar a sentirnos “paralizados”; preocupación excesiva, que se puede incluso manifestar como la sensación de no poder controlar nuestro pensamiento, pensamiento catastrófico, la necesidad de que “algo” suceda para que se acabe la “espera”, la sensación de que la situación nos supera, dificultad para tomar decisiones, dificultad para concentrarse, disminución de la memoria, lentitud de pensamiento, cambios de humor constantes, depresión.

SUGERENCIAS PARA COMBATIR EL ESTRÉS

  • El ejercicio físico es una buena forma de afrontar el estrés, porque permite canalizar la energía contenida y la tensión.
  • El entrenamiento en técnicas de relajación y meditación también es otro punto clave, para poder así aliviar el estado de tensión muscular y mental que provoca el estrés.
  • Respetar nuestras motivaciones y hacer las cosas que realmente nos gustan.

El estrés en el mundo actual y en las grandes ciudades es virtualmente IMPOSIBLE evitarlo, de modo que en definitiva, una solución que debemos implementar al margen de cualquier otra cosa que hagamos, es nutrir a nuestro organismo con alimentos o suplementos ricos en complejo B para el sistema nervioso, además de otros nutrientes del tipo neurotransmisor (o neuromediador) y sobre todo, elementos que ayuden a tranquilizarnos como Azahar, Tila, Valeriana, etc.

 

La agitación y las actividades diarias de la vida moderna pueden agotar su mente lo mismo que el cuerpo.

El sentarse detrás de un escritorio todo el día y poner su cerebro a resolver
problemas y tomar decisiones, puede cansarle tanto como escalar 10 millas a toda velocidad.

Con todas las demandas cotidianas, su mente se cansa fácilmente y no realiza las mejores decisiones. Tal vez usted como muchas personas trata de evadir el cansancio mental con bebidas que contengan cafeína, pero la cafeína solamente provee un empuje temporal y efectos secundarios no muy placenteros.

Para mantener la mente despierta todo el día, su propósito debe ser mantener un ambiente saludable y natural para su cerebro y literalmente alimentar el cerebro con lo que necesita y así podrá trabajar eficiente y saludablemente.

Hoy en día el estrés está afectando a un gran número de personas que se enfrentan diariamente a factores nocivos, reflejándose en múltiples y variadas respuestas del organismo.

Por ejemplo: algunos padres pueden sufrir de estrés al no saber educar o entender a sus hijos; los estudiantes también son sometidos a este padecimiento (pasar de un nivel educativo a otro, periodos de exámenes); “actualmente se cree que entre el 80 y 90% de las enfermedades están
relacionadas con el estrés”.

Para fines prácticos definiremos al estrés como una reacción física y mental, individual a las demandas o presiones del entorno. Por lo tanto los síntomas del estrés pueden ser físicos y/o psicológicos.

Dentro de los físicos encontramos: el síndrome del intestino irritable, alteraciones cardíacas, dolores de cabeza crónicos, estreñimiento, hiperventilación, tensión muscular aumentada.

Los psicológicos incluyen la ansiedad, el miedo, la cólera, la depresión,
comportamientos cognitivos, las respuestas verbales y motoras, y los mecanismos inconscientes del ego.

Fisiología de estrés:

  1. Reacción de alarma. El organismo, amenazado por las circunstancias se altera fisiológicamente por la activación de una serie de glándulas, especialme nte en el hipotálamo y la hipófisis ubicadas en la parte inferior del cerebro, y por las glándulas suprarrenales localizadas sobre los riñones en la zona posterior de la cavidad abdominal. El cerebro, al detectar la amenaza o riesgo, estimula al hipotálamo quien produce “factores liberadores” que constituyen substancias específicas que actúan como mensajeros para zonas corporales también específicas. Una de estas substancias es la hormona denominada ACTH ( Adrenal Cortico Trophic Hormone) que funciona como un mensajero fisiológico que viaja por el torrente sanguíneo hasta la corteza de la glándula suprarrenal, quien bajo el influjo de tal mensaje produce la cortisona u otras hormonas llamadas corticoides. A su vez otro mensaje que viaja por la vía nerviosa desde el hipotálamo hasta la médula suprarrenal, activa la secreción de adrenalina. Estas hormonas son las responsables de las reacciones orgánicas en toda la economía corporal.
  2. Estado de resistencia. Cuando un individuo es sometido en forma prolongada a la amenaza de agentes lesivos físicos, químicos, biológicos o sociales el organismo si bien prosigue su adaptación a dichas demandas de manera progresiva, puede ocurrir que disminuyan sus capacidades de respuesta debido a la fatiga que se produce en las glándulas del estrés.
    Durante esta fase suele ocurrir un equilibrio dinámico u homeostasis entre el medio ambiente interno y externo del individuo. Así, si el organismo tiene la capacidad para resistir mucho tiempo, no hay problema alguno, en caso contrario sin duda avanzará a la fase siguiente. Bio4 “BioCia”
    3) Fase de agotamiento. La disminución progresiva del organismo frente a una situación de estrés prolongado conduce a un estado de gran deterioro con pérdida importante de las capacidades fisiológicas y con ello sobreviene la fase de agotamiento en la cual el sujeto suele sucumbir ante las demandas pues se reducen al mínimo sus capacidades de adaptación e interrelación con el medio.

Un ejemplo es cuando una persona está sometida a situaciones de
estrés muy altas, y una vez que se cubre el evento (informe, examen, etc.) ó sale de vacaciones, se enferma.

  1. 7 AZAHARES:
    • Toronjil
    • Zapote blanco
    • Flor de manita
    • Valeriana
    • Hoja de naranja
    • Azahar
    • Tila
    • Pasiflora incarnata
  2. ÁCIDO GLUTÁMICO: Neurotransmisor o Neuromediador
  3. CARBONO
  4. COMPLEJO B (B1, B6, B12)

Tania Fajardo
Asesora Nutricional
Cel: (33) 1741-4193

También te podría interesar

Deja un Comentario

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Categoría(s) que te gustarían que estuvieran presentes

Comentarios

Favor de llenar el Captcha
captcha

También te podría interesar