NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR: DIETAS QUE CURAN.

Bienvenido al Directorio Holístico México

donde podrás encontrar

MÁS DE 200 TERAPIAS Y DISCIPLINAS ALTERNATIVAS, TALLERES, PRODUCTOS…
EN CUALQUIER PARTE DE LA REPÚBLICA

NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR: DIETAS QUE CURAN.
0 27 septiembre, 2016

En la búsqueda del entendimiento de las enfermedades, el hombre ha dedicado gran parte de su vida a encontrar soluciones para evitarlas y vivir muchos años de forma saludable.

La Nutrición Ortomolecular, de acuerdo a la definición del ganador del Premio Nobel en dos ocasiones 1954 y 1962 Linus Pauling, tiene como objetivo restaurar el “ambiente” o estado ideal del cuerpo humano, corrigiendo los desbalances o deficiencias en base a la bioquímica individual, usando sustancias naturales en el cuerpo como las vitaminas, minerales, aminoácidos y ácidos grasos esenciales.

Dentro de ese afán por la investigación se han encontrado muchas formas de prevención y sanación del organismo, entre ellas, la nutrición ortomolecular y la dieta alcalina, que combinadas ayudan al equilibrio del cuerpo previniendo enfermedades y, cuando ya existen, controlándolas de forma que el paciente alcance una óptima calidad de vida.

El termino ortomolecular (molécula exacta) lo acuño Linus Pauling, científico de gran importancia para la comunidad médica y científica, premio novel en dos ocasiones y clasificado como uno de los mas eminentes estudiosos del siglo XX; su preocupación por encontrar y demostrar que los nutrientes son pieza esencial en la alimentación del ser humano para mantener una buena salud lo llevó a realizar numerosos estudios los cuales demostraron que estaba en lo cierto.

¿QUÉ ES LA NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR? Consiste en proporcionar la concentración óptima de nutrientes al organismo, con el fin de corregir alteraciones y mantener buena salud. Las dosis exactas ayudan a la reparación del organismo y cubren sus deficiencias para que funcione de forma correcta y evitar enfermarse, ya que los alimentos que se consumen hoy en día no contienen los nutrientes suficientes por diversas razones, entre ellas, el uso de fertilizantes, pesticidas, la presencia de contaminantes químicos etc.

Existen deficiencias que no producen una enfermedad carencial pero sí disminuyen nuestra calidad de vida. Es decir, podemos tener una deficiencia de vitamina C pero no tan grave como para desarrollar escorbuto. Esta deficiencia no crítica puede desarrollarse incluso cuando la dieta contiene los 60mg diarios de vitamina C que recomienda la medicina alopática y nos puede producir cansancio, catarros frecuentes, infecciones, alergias, falta de firmeza en la piel, retraso en la curación de heridas, deterioro dental o encías sangrantes. La cantidad de vitamina C necesaria para evitar estos síntomas depende de muchos factores y varia, para una persona 200mg puede ser suficiente mientras que otra necesitará hasta 4.000mg. La terapia nutricional o nutrición ortomolecular estudia las deficiencias no críticas de nutrientes y determina las cantidades óptimas para cada individuo.

La nutrición ortomolecular estudia los efectos de deficiencias no críticas o crónicas que se mantienen durante un largo periodo de tiempo y cómo varias deficiencias en combinación pueden ser el motivo de diversas enfermedades o síntomas que disminuyen nuestra calidad de vida.

Se podría cuestionar qué tan seguro es tomar este tipo de nutrición y el por qué de las dosis elevadas; sin embargo, se puede demostrar su eficacia, ya que los nutrientes que se utilizan son naturales, no sintéticos y en cuanto a las dosis, la ingesta diaria recomendada que se indica en los frascos farmacéuticos tradicionales no es personalizada, lo que nos lleva a la conclusión de que cada organismo es único y por ello sus requerimientos son diferentes.

Podríamos seguir preguntándonos, si se puede combinar con otras terapias y tratamientos la nutrición ortomolecular; a lo que cabe señalar, que es compatible con terapias como la homeopatía, la medicina alópata, la acupuntura y algunas otras.

PEQUEÑAS SEÑALES: Los síntomas iniciales de una deficiencia subclínica de nutrientes son muchos y extraordinariamente variados. Puede que no les demos importancia porque nos hemos acostumbrado a ellos, porque los consideramos propios de la edad o porque, aunque molestos, no nos preocupan. Sin embargo, estos síntomas son indicativos de desequilibrios nutricionales o metabólicos y pueden llevarnos a problemas más serios a la larga.

Por ejemplo, una falta de vitamina B5 produce síntomas como hormigueo en las extremidades, falta de coordinación y dificultades de concentración, síntomas que pueden pasar desapercibidos. Sin embargo, esta vitamina es fundamental para el buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales y una deficiencia crónica de ella puede llevar a problemas más graves como, por ejemplo, fatiga crónica o depresión.

¿PARA QUÉ PADECIMIENTOS SIRVE? Este tipo de nutrición ortomolecular trata diversas enfermedades como la diabetes mellitus ll, artritis, asma, obesidad, cardiopatías, gastritis, disfunción renal, depresión, cáncer no terminal, síndrome metabólico, hipertensión y otros padecimientos.

La nutrición o medicina ortomolecular también se utiliza cuando queremos: Suplementar y ayudar a pacientes con déficit específicos; Regular ciertas funciones biológicas; Corregir déficit nutriconales crónicos provocados por una dieta pobre en nutrientes, actividad física, biología, tóxicos como el tabaco, polución ambiental, estrés.

Los déficit crónicos o subclínicos, suelen pasar desapercibidos y sin tratamiento correspondiente, sin embargo están relacionada con la aparición y la gravedad de ciertos síntomas triviales como cansancio, dolores, infecciones crónicas, dermatitis, hasta enfermedades más severas como el cáncer, el envejecimiento o enfermedades degenerativas.

DOSIS: Cada suplemento está estandarizado, el cual llega a variar dependiendo de la edad de la persona, el peso, la estatura, la historia clínica, los hábitos diarios, etc. Los resultados se ven dependiendo de la persona, en la mayoría de los casos la recuperación es rápida.

CASO CLÍNICO: 13 febrero 2016, paciente masculino de 47 años, acude a consulta con niveles de glucosa, triglicéridos, colesterol elevados; se somete a un tratamiento a base de nutrición ortomolecular y dieta alcalina y posteriormente, el 21 de mayo del mismo año, sus niveles son normales.

Autora: Araceli Hernández Serrano
Licenciada en Nutrición
Maestría en Nutrición Otromolecular
Terapeuta Certificada en Nutrición Otromolecular
Tels: (33)9688-2539, (33) 3817-0683 y Celular: (33) 1178-4836
serranoaraceli@gmail.com

También te podría interesar

Deja un Comentario

Nombre (requerido)

E-mail (requerido)

Categoría(s) que te gustarían que estuvieran presentes

Comentarios

Favor de llenar el Captcha
captcha

También te podría interesar